jueves, 12 de febrero de 2009

Oda a la ansiedad

Que lastima señoras y señores que no les venga a contar tantas cosas de la que debo agradecer, pero si no lo hago es porque es mejor aquí alejar que a una buena persona molestar, que lo que venga a decir no lo vayan a advertir, que lo pensé tantas veces que pensé iba a morir.

Insana sensación a mi mente oí llegar, y la quise espantar mas se quiso quedar.
Hay no señor que viene a molestar el susurro conocido de la angustiante ansiedad.
¡Chu chu!, fuera de aquí no te hice llamar.
¿Y para que iba ser? Si yo vengo sin avisar, te vengo a contar miles de cosas que no vas a entender, que vas a reprobar aunque estudias ¿no lo ves?
¿Pero que dices pedazo de demonio? me estoy esforzando ¿Qué te crees?
Pero si rompiste tus deberes hace una semana o tres.
¿Y que si lo hice? Ahora lo hago porque quise laborar.
Ya es tarde también debiste despertar antes de las diez.
Déjate de molestar o yo me empiezo a enojar
No me sorprende ¿Con quien crees que lo harás?
Pues contimigo.
¿Pero que es eso? la lengua se te trabó y eso que no acabo de decirte lo mejor.
Calla calla, hilas fino, te conozco bien y harás que todo lo construido se vaya a desvanecer.
Bien me conoces amiga y si lo sabes ¿Por qué será que sigo aquí? será porque me necesitas mucho mas a mi.
¿Por qué he de necesitarte mala vieja alcahueta?
Que feo como te tratas querida, no seas tan dura en lo que a ti respecta.
Yo no hablo de mi, sino de ti.
¿Y quien soy yo sino un reflejo de vos?
Pues no te quiero, vete de aquí, porque no traes a mi autoestima y a la voluntad que se me escapó.
Creo que la primera con sus maletas se marchó, hace tiempo que no la buscas y se aburrió, la segunda no se puede ir, pero en ocasión que haya se va a dormir.
¿Y tu porque tan laboriosa?
En cuanto a mi, todos me buscan, soy muy popular por la región pero hablando con otras ansiedades se me torna aburridor. ¿Quieres que te cuente otras cosas mas? Lo que has dicho de que te ves genial y al final no lo has logrado hacer bien, será por eso que nadie ve que eres una mujer, pobrecilla, no se te demuestra lo que en verdad puedes valer, mucho amor se proclama pero no lo logras ver.
Maldita por todos seas, maldita por la eternidad, ¿Por qué has venido a hacerme desesperar? No te quiero ver mas, pero mientras mas lo intento mas claro tu reflejo puedo ver, y te puedo decir lo que siempre he querido, que te odio, que te odio tanto, que no debería hacerlo, pero lo hago con toda intensidad ¡Te odio!

Y entre mas gritaba, entre mas desesperaba, mas el espejo del salón la reflejaba con ojos rojos de lagrimas plateadas, la boca llena de rabia y su dedo la apuntaba, mientras mas le increpaba al reflejo cuanto lo odiaba.

2 comentarios:

  1. Catarsis catalumbaaa!!!
    AHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHH!

    Ya me siento mejor, voy a llamar a Clo aunque es tarde :P

    ResponderEliminar
  2. Creo que puedo citar como las palabras finales perfectas para esta oda a Poe y su poema "El Cuervo":


    y mi alma, de esa sombra que allí flota fantasmal,
    no se alzará...¡nunca más!




    El resto por MSN. Saludos ~

    ResponderEliminar